Un cántico de las criaturas: Oculi Arboris, de Sofía Rhei.

oculi arboris sofia rhei portada
Portada de Juan Alberto Hernández.

Los que seguimos de cerca las publicaciones de la Editorial Cerbero hemos tenido que esperar más de un año, desde que Alicia Pérez Gil publicase su Barro, para tener noticias de la Colección Argos, la línea de fantasía de la editorial. Sus hermanas gemelas, Tíndalos y Wyser (terror y ciencia ficción) alcanzaron seis y veinte publicaciones respectivamente. Por suerte, se han puesto las pilas este año con la línea fantástica. No solo han publicado el bolsilibro que hoy nos ocupa, también nos traen La Compañía Amable de Rocío Vega (una joya de la que hablaremos pronto) y en septiembre nos traen Hijos de la guerra, de Ana Roux y Pez de plata, de Jorge Sosa Almeida. Así que bien, Cerbero. Gracias por darnos la fantasía que nos merecemos y espero que no se quede aquí. 

En cualquier caso, cuando anunciaron las novedades de julio me sorprendió gratamente encontrar este título entre ellas. Por tres razones: era fantasía, y ya había dejado de esperar títulos de fantasía por parte de Cerbero; porque era de Sofía Rhei, una autora a la que llevaba mucho tiempo queriendo leer; y por la portada. Por favor, subid y mirad la portada otra vez, apreciad el arte de Juan Alberto Hernández. Cómo no comprar este libro en cuanto lo tuve delante, y cómo no devorarlo en cuanto tuve un rato a solas. Y cuánto la disfruté, y pensé: esto no voy a poder reseñarlo.

Porque Oculi Arboris es una historia difícil de resumir y reseñar. Pese a tener apenas cien páginas, Rhei se las apaña para intercalar distintas historias desde distintos puntos de vista: cuenta la historia de Miguel, un iluminador medieval que se dedica a ilustrar manuscritos; cuenta la historia de una de sus creaciones, que adquiere consciencia y voz en la novela; cuenta la historia de Teresa, una mujer que trabaja en las cocinas del monasterio; pero sobre todo, cuenta la historia del Múltiple, el árbol con setenta y siete ojos pegados a su corteza, una suerte de dios del bosque. Él es el centro de todo, de la novela, del bosque, de la vida, y de él nacen las tramas del libro: mientras Miguel creaba, sin darse cuenta, una criatura para adornar un manuscrito, el Múltiple encontraba un libro y decidía que, para leerlo, necesitaba un ojo humano. Ahí es donde comienza el libro. El deseo de el árbol desencadena el resto de tramas de la historia, y todo se mueve alrededor de su voluntad y sus impulsos. Cuando llega el momento, todo se acaba con él también. 

La historia está narrada de manera magistral, y no es de extrañar. Sofía Rhei es posiblemente una de las mejores escritoras de este país. Ha cultivado distintos géneros incluyendo la fantasía, el humor y la poesía, y tiene en su haber una larga lista de publicaciones. Oculi Arboris es, si no me equivoco, de sus últimas historias que han visto la luz, y es por tanto el producto de años y años de práctica y experiencia. La prosa de la autora es agradable, precisa y hermosa, la clase de prosa que se disfruta siempre independientemente de la historia que te están contando, la clase de prosa que se nota que es el producto de talento, esfuerzo y dedicación. Elia Barceló decía que una es buena escritora cuando sabe utilizar su materia prima: la palabra. Sofía Rhei es la prueba de que cuando se utiliza bien la palabra, resultan cosas maravillosas:

El Múltiple, el árbol llamado Hurr por las criaturas capaces de gruñir, tenía setenta y siete párpados engarzados en su nudoso tronco. Numerosas decenas de ellos estaban cerrados la mayor parte del tiempo. 
A veces abría alguno. Los ojos que había debajo eran de las más variadas formas y colores. Algunos eran ojos de pájaro, otros de niño, y otros de anciano. En algunos de los huecos, los ojos estaban muertos bajo los párpados. En otros no había ninguno, sino oscuridad. Y a veces había dentro otras cosas; cosas mucho más imprecisas, latencias, sumideros.  
Comentaba también la propia autora, en la presentación de su libro El bosque profundo (Aristas Martínez, 2018) en el festival Celsius 232 que ella notaba una conexión muy fuerte entre sus escritos y la naturaleza, y que esa conexión también estaba muy presente en este libro, Oculi Arboris.  Pese a que esta influencia resulte evidente solo con leer el título y echarte un ojo a la portada, lo cierto es que esta presencia de lo natural se acentúa cada vez más conforme vamos leyendo el libro. En esta historia, la naturaleza no solo esta viva: es la protagonista. Los árboles, los pájaros y las alimañas del bosque están vivas y cantan. Oculi Arboris es un canto de las criaturas, y leer este libro es adentrarte poco a poco en un bosque donde todas cantan y tú, sin darte cuenta, te conviertes en una más.

Este libro es además la prueba de que se puede escribir fantasía sin pasar por Tolkien. Aquí no hay elfos, ni enanos, ni magia, pero sí ese extrañamiento tan propio de lo fantástico que hace las delicias de quienes disfrutamos con la buena fantasía. Hay árboles con ojos, criaturas que salen de las páginas de los libros, animales con conciencia y voluntad... este es efectivamente un libro extraño, la clase de extraño que te remueve el estómago de placer.

En definitiva, Oculi Arboris es una historia excepcional, narrada por una voz maestra de nuestra literatura y con una cuidadísima edición detrás. Una auténtica joya que vale la pena comprar, leer, releer y guardarla en la estantería con mimo. La gente de Cerbero no podía reanudar su Colección Argos de mejor manera. 


Información sobre el libro. 
  • Autora: Sofía Rhei
  • Editorial: Cerbero
  • Nº de páginas: 109. 
  • Año de publicación: 2018. 
  • Precio: 5€ (en papel) - 1.90€ (digital) 
  • Puntuación: ⭐⭐⭐⭐⭐

Comentarios

  1. Hola
    Me he enamorado por completo de la portada y de la historia. Además me encanta como escribe Sofía Rhei. Me lo llevo :D Gracias por la reseña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandry! Gracias a ti por comentar, ya me contarás qué te parece el libro!
      Un abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

También puede interesarte: