Agramonte, de Yolanda Camacho

agramonte yolanda camacjo editorial cerbero


Si me preguntaras qué es lo que está haciendo bien la ya archiconocida dentro del género Editorial Cerbero, te sacaría esta novela y te la pondría delante de tus narices con muy poco disimulo. No solo es que se hayan decidido por un estilo de publicación super práctico (tres bolsilibros de 5 euros cada uno cada mes), ni el cariño y el mimo que dedican a cada ejemplar, ni que hayan apostado por mujeres españolas (que siempre es un plus, al menos bajo mi punto de vista). Lo mejor es que siempre apuestan por la calidad. Y esta novelilla corta de terror es un buen ejemplo. 

Pero Agramonte, de Yolanda Camacho, es uno de entre varios ejemplos. Yabarí, de Lola Robles, ya me pareció una obra soberbia, y Bajo la piel de la ciudad de Eleazar Herrera, que está pendiente de reseña, más de lo mismo. Agramonte llama la atención tanto por su sinopsis como por su portada. Rojo sangre y negro, una mano agarrada con fuerza a una silla de ruedas y unos sospechosos goterones chorreando. Si estás buscando un libro de terror, es difícil no pararse a leer la sinopsis con esa portada (realizada, por cierto, por Carolina Bensler)

Cuenta la historia de Elena, una chica que, pese a que excede a sus horas de trabajo, le encargan ir a firmar unos papeles a casa de la señora Agramonte, una anciana postrada en silla de ruedas con una pinta inofensiva y si me apuras hasta entrañable. Sin embargo, lo que iba a ser un trabajillo rápido antes de empezar el fin de semana se convierte en una pesadilla cuando la protagonista descubre el oscuro secreto que esconde la familia Agramonte. 
Contar más de la novela sería destripar, pero solo puedo decir las páginas que se vienen son, como ya he visto definidas por ahí, angustiosas y claustrofóbicas

Se trata de una novela corta, de unas escasas cien páginas, que puedes leer sin ningún problema en una sentada. Es más, diría que la novela invita a leerse de una sentada, sin perder el hilo ni un segundo de lo que está sucediendo. Te pones a eso de las diez a leerlo en la cama, con poca luz y las puertas cerradas, y a eso de las doce cierras el libro y a soñar cosas bonitas. Si puedes. 

Agramonte nace, según ha reconocido su autora, como un relatillo de terror ampliado a novela corta y basado en una experiencia personal que tuvo en un trabajo. Basado parcialmente, aclara rápidamente, porque "no me pasan cosas tan chungas". 

Cosas chungas. Sí, es una buena manera de describir lo que pasa en la novelilla. 

Tras un principio que perfectamente podría pertenecer a una novela chic lit, y que sin duda sirve para que la protagonista nos dé todavía más pena por lo que le pasa, rápidamente entramos en casa de la señora Agramonte. La novela, pues, no se hace de rogar. En unas veinticinco páginas ya están pasando las "cosas chungas", para nuestro deleite, no tanto para el de Elena. 

Estaba frenética por salir de allí. No le cabía duda de que a la mujer le parecería extraña su actitud, pero ya no le importaba. Solo quería abandonar ese piso y ese edificio, coger el coche y volver  a casa. Llegó al recibidor con el débil resplandor anaranjado que se filtraba por el cristal esmerilado de la puerta del despacho (...). Se dirigió hacia ellos, tanteó en busca de su abrigo, luego recogió su paraguas mojado y, sin ponerse el abrigo fue a abrir la puerta. 
La puerta no se abría. Elena tiró varias veces del viejo picaporte, sin éxito. 
 − Mierda
Empiezas el libro y antes de que te des cuenta ya te lo has terminado. El ritmo es frenético. Uno no puede dejar de leer, ansioso por saber cuál va a ser el destino de la pobre Elena en manos de la señora Agramonte.

Nada bueno, se atreve uno a aventurar, a juzgar por la portada.

En resumen, Agramonte es una novela de terror corta que cumple con creces con lo que promete. Una historia intensa y fugaz, agobiante, y que te deja con un mal cuerpo terrible y un pesado sentimiento de frustración que recuerda desagradablemente a una pesadilla. Se recomienda leer de noche y en lugares cerrados. Personalmente, me quedo con ganas de leer más historias de terror de Yolanda Camacho, y como siempre, de cualquier cosa que publique Cerbero.

Información sobre el libro. 

  • Autora: Yolanda Camacho
  • Editorial: Cerbero
  • Nº de páginas: 131
  • Año de publicación: 2017.
  • Precio: 5 €. 
  • Puntuación: ⭐⭐⭐⭐✩

Otras cosas que tengo que decirte. 

  • Puedes dejarme un comentario (es más ¡debes!) con cualquier cosa relacionada con Agramonte, o sobre lo que se tercie. Te dejo unas preguntas orientativas: ¿Has leído Agramonte? ¿No? ¿Sí? ¿Qué te pareció? ¿Lo conocías? ¿Alguna recomendación similar? El premio al mejor comentario será un trofeo imaginario y mil puntos que no tienen ningún valor real. Recuerda: tú puedes ser el/la dueño/a de esos puntos. 
  • También estoy en Facebook para hablar de cosas igual de chulas como las del blog. Puedes darme a like, seguirme y comentarme cualquier cosa que te apetezca. 
  • Todas las semanas mando un correo a mis suscriptores con recomendaciones y cosas relacionadas con al literatura. Si quieres apuntarte, toda la información está aquí
  • Si te ha gustado, no olvides compartir en tus redes sociales. 

Comentarios

  1. Holaaa
    Esta editorial me parece maravillosa, me apetece leerme casi todo su catálogo jaja
    Un beso =)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También puede interesarte: