Por qué utilizo Scrivener para escribir.

scrivener escribir


Hola amigos y amigas, bienvenidos y bienvenidas de nuevo a esta, vuestra casa. Sentáos, ponéos cómodos y cómodas, coged pastas, té, unos pastelitos, y disfrutad del viaje. 

Lo primero que quiero decir es que este artículo no está patrocinado. Ojalá lo estuviera, ojalá los chicos y chicas de Literature and Latte se hubieran fijado en mi blog, y me hubieran mandado un correo ofreciéndome dinero por hablar de su programa, pero no. Los sueños, sueños son. Y estoy lo estoy haciendo gratis, movido únicamente por el deseo de recomendarte algo que me gusta. 

Scrivener.

Es probable que ya lo conozcas, sobre todo este mes del nanowrimo, donde puedes conseguir un descuento de 50% por escribir una novela este mes. O porque sigas a David Olier, de El Rincón de Cabal, que es un experto en el tema. O porque hayas escuchado por ahí decir que es el mejor programa del mundo para escribir. Porque realmente lo es. 

Y no solo lo digo yo. Lo dice todo el mundo que lo haya probado que tenga dos dedos de frente el valor para superar el shock inicial. Voy a empezar con una cita de Isaac Belmar, de su libro Escribir bien

Alguna vez me han preguntado qué uso para escribir. Bueno, aquí está la respuesta y voy a ser conciso. El software escribir es lo mejor que se ha programado nunca. Punto. No solo me refiero a herramientas para escritores, es una verdadera obra de arte en todos los sentidos. En 2008 Scrivener solo estaba disponible para OSX, así que me compré un Macbook solo para poder usarlo. As que supongo que el programa me costó unos 1249.95 euros en realidad, y merecieron la pena, todo y cada uno. 

Cuando lei esto, yo ya era un feliz usuario del Scrivener, pero me pareció un testimonio tan convincente que me entraron ganas de volver a pagar con él. También pensé: "Madre mía, 1300 euros por un programa, este tipo está loco". Pero luego me dediqué a pensarlo unos segundos y concluí que no, no estaba loco. Solo era alguien que tenía el dinero y sabía en qué gastarlo gastarlo. Cuando a mis amigos no-escritores les digo que escribo con un programa que me costó 20€, se echan las manos a la cabeza. "¡Pero si tienes el Word, derrochador!", me gritaron. 
Sin duda han sido los 20 euros mejores gastados de mi vida. Así que en cierta forma, comprendo a Isaac. 

Hoy voy a tratar de explicaros por qué creo que Scrivener es el mejor programa del mundo. Aunque sí voy a dar algunos consejillos, esto no es un tutorial. Para aprender a usarlo bien te he adjuntado al final del artículo una serie de posts de gente que sabe más y te lo explica mejor. Esto es solo mi opinión y mi experiencia.
¿Preparados/as? Pues venga, vamos a ello. 

🔼 Por qué utilizo Scrivener para escribir 🔽


🔽 Porque donde hay caos, pone orden.

Y ese podría ser el resumen de todo. Podría acabar aquí mi artículo de opinión, y tan feliz. Scrivener te pone las cosas muy fáciles para organizarte la escritura. En un mismo proyecto puedes tener varias hojas abiertas, y carpetas, e imágenes, y cualquier cosa que se te ocurra. Esa es la magia del software. Así, dentro del Proyecto Saltimbanqui, tienes un documento con el manuscrito en sí, otro con los personajes, otro con los lugares, otro con la investigación... y en general, con cualquier cosa que se te ocurra. Si escribes fantasía, puedes tener una carpeta específica para el worldbuilding, por ejemplo.

Cuando al principio empecé con Scrivener no era consciente de lo que esto significaba, o de todas las posibilidades que me daba. Ha sido conforme he ido escribiendo más y más cuando he exprimido todo el jugo que podía darme.
Me ha venido de maravilla, sobre todo, por los personajes. Yo soy muy de tirar sobre la marcha, de añadir personajes en cualquier momento, de darles una descripción improvisada y de seguir adelante.  Luego no recuerdo la descripción que le di, y si Juan era rubio y tenía un gato, cuando vuelve a aparecer es pelirrojo y el gato ha desaparecido. Ahora, con Scrivener, si tengo que improvisar un personaje, le hago una ficha rápida, y escribo ahí toda la información que tengo sobre él. Y te tengo ahí, a un golpe de vista, no me olvido de ti. Si vuelves a aparecer me acordaré de que tienes un gato.

Pero eso de tener cientos de documentos en un mismo proyecto tiene mucho más juego de lo que pueda parecer. Las posibilidades son infinitas. Recientemente he empezado a escribir en un documento cuándo me pongo a escribir, cuándo lo dejo, y cuántas palabras he escrito. Eso me viene bien para llevar un registro de lo que escribo, dónde y cuándo, y qué horas me funcionan mejor. Y me viene muy bien tenerlo dentro de Scrivener.


🔽 Por el corcho bendito.

En realidad esto tiene mucho que ver con la organización, pero lo pongo aquí porque el corcho se merece un apartado para él solo.
Esto es el corcho.

panel corcho scrivener
Míralo bien, es dios, póstrate ante él. 

Básicamente es eso: un panel de corcho donde tienes todas esas tarjetitas en las que puedes escribir cualquier cosa que se te ocurra. Si es un capítulo, un resumen de las cosas que pasan; si es un personaje, una lista de sus características principales/rol en la historia... Puedes añadirle marcas de agua como "para revisar" o "terminado" y etiquetas de colores. ¡Y son editables! Se pueden hacer más pequeñas, más grandes, con los bordes redondos, o cuadrados... (hablaremos de la personalización más tarde). Incluso puedes cambiar el corcho y que el corcho deje de ser un corcho.

De nuevo, cuando empecé con la prueba gratuita de Scrivener no me di cuenta de todas las posibilidades de esto. Yo nunca he sido de planificar historias (¡Dios me libre!), pero cuando me siento a escribir sí me gusta saber qué es lo que voy a escribir, una serie de directrices/cosas que tienen que pasar. Antes solía apuntarlo en hojas en sucio o libretas que acababan en alguna dimensión paralela o en la basura. Ahora, lo hago en el corcho. Y en el corcho se queda. Así que si mientras estoy escribiendo (o cuando corrijo, también hablaremos de la corrección) tengo que volver atrás para asegurarme de algo, no tengo que bucear entre los capítulos para recordar dónde pasa qué exactamente. Solo tengo que mirar en el corcho.


🔽 Porque los trabajos de investigación nunca más fueron un problema. 

Si me conoces, probablemente ya sepas que estudio una carrera de letras en las que tienes que escribir ensayos. Ensayos en los que te dan un tema y tú tienes que investigar lo que otros expertos han dicho sobre dicho tema. Y tienes que leer muchos artículos, capítulos de libros, y demás, y tomar nota sobre ellos. Y tienes que llevar un orden sobre quién ha dicho qué y dónde, porque tienes que hacer referencias en el texto y al final, adjuntar una bibliografía de todas las fuentes consultadas. Y esto puede ser muy, pero muy caótico.


Fiel representación de cómo solía escribir un ensayo para la universidad.

Scrivener también ha hecho su magia en este caos de papeles, resúmenes, bibliografías.

Un documento para la bibliografía, otro para las fuentes consultadas y otras cosas que he leído, otro para el borrador del ensayo/planificación y otro para el definitivo. Se acabaron los documentos con nombre como "definitivo", "definitivo 2.0" "definitivo de verdad" "definitivo de verdad ahora sí coño". Bueno, estos documentos puede que sigan existiendo, pero dentro del mismo proyecto de Scrivener, ¿me sigues? Si eres estudiante de una carrera en la que tienes que hacer un TFG/TFM o cualquier proyecto de investigación, Scrivener te va a venir de perlas.

Y tiene muchos más usos que estos. Lo que quiero decir con esto es que el programa es bastante más polivalente de lo que puede parecer a simple vista. No solo te sirve para escribir novelas, también para ensayos, obras de teatro o guiones (tiene modo específico para estas dos) y cualquier cosa que se te ocurra. Es literalmente el procesador de textos definitivo.

🔽 Por las barras mágicas.

Otra de las maravillas de Scrivener. A la izquierda tienes un índice con todas los documentos y carpetas de proyecto, a golpe de vista por si necesitas consultar algo. A la derecha, una barra personalizable y única por documento, en la que puedes desde escribir comentarios a tener instantáneas. Además, ¿recuerdas las tarjetitas del corcho donde te dije que yo escribía un resumen del capítulo antes de empezar a escribirlo? Pues en la barra de la derecha puedes ponerte las mismas notas para tenerlas presente.



Yo soy fan especialmente de las notas, sobretodo para corregir. Y eso me lleva al siguiente punto.

🔽 Por la corrección.

Yo era muy de corregir en papel, con bolis de colores y muchos símbolos y cosas así. Método tradicional. Sentarte con un café y muchos papeles y bolis a corregir. Muy romántico, pero nada práctico. Todos los cambios que hacía y anotaba sobre el papel, luego los tenía que trasladar al documento en el ordenador, y en el camino perdía mucho tiempo. Por no hablar de la pereza que da trasladar al ordenador algo que ya has hecho sobre el papel. Es hacer lo mismo dos veces, y eso me repatea.

Scrivener me ha venido muy bien para organizarme la corrección porque con las barras mágicas y con el corcho todo es mucho más sencillo. El corcho viene bien para detectar agujeros argumentales, escenas que sobran y el ritmo de la novela. Como puedes ponerle colores a las tarjetas, puedes clasificaras en, por ejemplo, "escenas de acción", "descriptiva", "diálogos", y de esta forma tener una idea del ritmo que lleva tu historia. Y esto es algo que puedes hacer aún sin planificar. A posteriori. Es decir, que puedes escribir un resumen por tarjetas de lo que pasa en cada capítulo, y tendrías la misma visión global (y necesaria) de la novela.

La barra de la derecha, con su opción de notas, me ha venido genial también para hacer correcciones. Me apunto ahí las cosas que quiero cambiar, actualizar o revisar para futuras correcciones, o incluso mientras estoy escribiendo. Si escribo algo con lo que no estoy contento pero lo escribo para salir del paso, saco una nota y escribo: "Edu del futuro, tienes que cambiar esto porque es una mierda". Y arreglado.

David Olier tiene un post fantástico sobre cómo corregir con Scrivener. Bueno, David Olier tiene muchas cosas fantásticas sobre Scrivener. Echadle bien el ojo.

🔽 Por el autoguardado y la copia de seguridad. 

Se guarda solo. Solísimo, sin que se lo pidas. Si se va la luz en tu casa, o tu ordenador decide apagarse, o le das sin querer a la X en la esquina, nada de lo que hayas escrito se pierde, porque programa guarda automáticamente todo lo que escribas.
Esto es precioso y punto.

Pero es que además puedes configurar el programa para que guarde tus documentos en la nube, en caso de que tu ordenador se funda, o te lo roben. Y esto más que precioso, es milagroso.

Al sexto día Dios creó el autoguardado de Scrivener y se hizo la luz

🔽 Por la personalización y el proceso de aprendizaje. 

Todo se puede personalizar. Todo. Bueno, no sé si todo, pero tú me entiendes. Lo que quiero decir es que es un programa que se adapta a las necesidades del usuario y que lleva un proceso de aprendizaje.  Y puede llevarte un poco de tiempo, experimentación y cambios encontrar la manera de que Scrivener funcione para ti.
La primera vez que yo descubrí Scrivener pensé: "menos mal que no he pagado por esto". No me gustaba nada y no lo entendía. Era un monstruo informático que venía a comerse mi dinero y mi autoestima. Pero poquito a poquito lo fui dominando. Cambié el tamaño de la letra y la regla, descubrí la barra de la derecha (que se activa dandole a la i de la esquina), descubrí cómo personalizar las tarjetas, descubrí el modo pantalla completa, los iconos y las instantáneas. Y todo eso me llevó un tiempo y un esfuerzo. Pero valió la pena. Scrivener ha facilitado mucho mi labor de escritura.
Mi humilde consejo si cuando abriste el programa por primera vez te dio repelús es que perseveres. Dedícale un poco de tiempo a sentirte cómodo/a con el programa. Toquetea todo lo que te apetezca. Mírate algún tutorial. Y luego, me cuentas.

🔽 La última y más importante... porque me costó 20 euros. 

Y rebajado. Originalmente costaba 50. Esto lo digo porque cuando me gasté ese dinero me prometí a mí mismo que los recuperaría escribiendo, en algún momento de mi vida. Cada vez que cojo el ordenador, me pregunto: ¿qué vas a hacer hoy para que esos 20 euros hayan merecido la pena? Y la respuesta es siempre la misma: escribir, escribir y escribir. Bueno, y corregir.
Todavía sigo luchando a golpe de párrafos, y no me rindo.


Vayamos acabando: la conclusión. 

Utilizo Scrivener porque me permite tenerlo todo mucho más organizado. Porque me ha facilitado un poco la escritura. Esa vendría siendo la conclusión, totalmente irreverente y subjetiva: utilizo Scrivener porque me gusta y soy fan, y como tal, lo recomiendo a todo el mundo que aporree el teclado para contar historias.

escribir scrivener
¿Será legal casarse con un programa?

En cualquier caso, Scrivener no tiene por qué ser para ti. Cada uno se maneja como le da la gana con su escritura, y si algo he aprendido en estos años es que lo que funciona para mi no tiene porque funcionar para ti (excepto la coma detrás del vocativo, por favor, eso no funciona para nadie). Si estás contento/a con el Word y tus libretas, o escribiendo a mano, o con un corcho de verdad delante del escritorio, genial. Haz lo que te funcione y nada más. A mí Scrivener me ha funcionado, y me funciona, y por eso vengo aquí a hablar del tema. Pero si tú tienes otro método, u otra forma de hacer las cosas, y te va bien, ¡sigue con ello! ¡no me escuches! De hecho, podrías contármelo en los comentarios, es algo que me interesa muchísimo. 

Para terminar, voy a dejarte aquí abajo una serie de links con documentos utilísimos sobre Scrivener con ideas y tutoriales que me han ayudado a sacarle el máximo partido al programa. Estas personas te explican mejor que yo cómo funciona el programa, con capturas y GIFs. No dejes de visitarles:

¡Unas cosas más! 

  • ¡Espero que te haya gustado el artículo promo de Scrivener! Déjame un comentario contándome qué te ha parecido y qué usas tú para escribir. Que tengo curiosidad, oye. 
  • Me tienes en Facebook y en Twitter dando la tabarra con las cosas que leo, escribo y hago. 
  • Y para tabarra semanal, mi lista de correo te va a venir genial (el pareado ha sido sin querer). 
  • Recuerda que si te ha gustado, la mejor forma de agradecérmelo es compartiéndolo. Ya sabes, manda el enlace por el grupo de WhatsApp de la familia, para que tu prima use Scrivener.
  • ¡Y eso es todo! Gracias por leer hasta el final, molas un montón. 

Comentarios

  1. Buenas, Edu. Lo único que te faltó decir es que llega la mayor actualización de la historia de Scrivener con un montón de funcionalidades nuevas que van a mejorar el programa un montón, es decir, que va a molar más.

    Muchísimas gracias por la mención :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, pues no lo sabía. Gracias por la información! Espero que esa actualización venga a Windows pronto, porque supongo que irá primero para los Mac xD

      Gracias a ti por escribir tanto artículos guays! Son geniales.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Eduardo:
    Tengo Scrivener desde hace un par de años, pero sigue siendo para mí el gran desconocido. Mis rutinas de escritura están supeditadas al trabajo y allí no tengo Scrivener, por lo que sigo escribiendo en word con lo que eso significa . Lo poco que he podido trastear con Scrivener me ha encantado y veo que tiene infinitas posibilidades pero no me resulta fácil su utilización porque no suelo escribir en mi propio ordenador¿Sabes si hay alguna forma para poder trabajar tipo "nube"? Gracias de antemano y felicidades por el artículo. Claro y conciso.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Izaskun! Gracias por tu comentario y tus palabras.
      Pues hasta donde yo sé, para trabajar con Scrivener necesitas tenerlo instalado en el PC, y CREO que los archivos no se comparten de un PC a otro. Pero Scrivener es un programa tan complejo que puede que esté equivocado.
      Por otro lado, tal vez la versión del software que está por venir traiga alguna actualización en ese sentido.
      Lamento no poder ser de más ayuda.

      Un abrazo! :)

      Eliminar

Publicar un comentario

También puede interesarte: